Blog Detail

La violencia contra las mujeres constituye una grave violación de los derechos humanos. Sin embargo, sigue estando muy extendida en el mundo. La percepción de que acosar a las mujeres o ser violento con ellas es algo normal y aceptable es falsa y debe cambiar. Todos tenemos la responsabilidad de decir no, de rechazar abiertamente los actos de violencia o acoso y de apoyar a las víctimas.
La violencia contra las mujeres puede suceder en todas partes: en casa, en el trabajo, en las escuelas y universidades, en la calle, en los transportes públicos y en internet. Puede ocurrirle a cualquier mujer, repercutiendo en su bienestar general e impidiéndole participar plenamente en la sociedad. Alrededor de la mitad de las mujeres de la UE han experimentado acoso sexual verbal, físico o en internet. Según Eurostat, el 80 % de las víctimas de trata en la UE son mujeres.
En todo el mundo, cada año se casan alrededor de 12 millones de niñas menores de 18 años, es decir, una, cada dos segundos. Las niñas casadas suelen quedarse embarazadas con rapidez, abandonan la escuela y corren un riesgo mayor de sufrir violencia doméstica que las mujeres que se casan adultas. Unos 200 millones de mujeres y niñas han sufrido mutilación genital femenina, que se sigue practicando en unos 30 países. Las mujeres migrantes son especialmente vulnerables y están más expuestas a abusos o violencia.
El objetivo de erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas ocupa un lugar central en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Es un primer paso para la paz y la seguridad en el mundo y es una condición previa para la promoción, la protección y el respeto de los derechos humanos, la igualdad de género, la democracia y el crecimiento económico.
La UE ha puesto en marcha medidas sustanciales para poner fin de una vez por todas a la violencia contra las niñas y las mujeres. Nuestra actuación está dando sus frutos.
Durante los dos últimos años, hemos ayudado a más de 1,5 millones de mujeres y niñas con servicios de protección y asistencia relacionados con la mutilación genital femenina. Tres mil comunidades, que representan 8,5 millones de personas, han anunciado públicamente que van a abandonar esa práctica. Respecto al matrimonio infantil, la UE ha llegado a más de 1,6 millones de personas a través de iniciativas destinadas a modificar las actitudes y las prácticas relativas a los derechos de las niñas.
La violencia contra las mujeres y las niñas es uno de los abusos contra los derechos humanos más generalizado y dañino a nivel mundial. Se estima que un tercio de las mujeres y las niñas ha sufrido algún tipo de violencia en algún momento durante su vida. La violencia constituye una barrera para la igualdad de género, los derechos y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y el desarrollo general, y supone un impedimento para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La CE está llevando a cabo la campaña NON.NO.NEIN — ¡Di NO! Basta de violencia contra las mujeres, desde 2016 hasta finales de 2018., que aporta una financiación de 15 millones EUR para los Estados miembros, las administraciones locales, los profesionales pertinentes y las organizaciones de la sociedad civil de toda Europa con objeto de intensificar sus acciones y campañas para combatir la violencia contra las mujere

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    «Con
    motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer,
    decimos nuevamente que basta ya de violencia.
    La
    violencia contra las mujeres y las niñas sigue teniendo lugar cada día, dentro y
    fuera de la Unión Europea. Esta violación de los derechos humanos está muy
    extendida y tiene muchos aspectos diferentes: se produce con independencia de
    la condición social, en el hogar, en el trabajo, en la escuela, en la calle, en
    el deporte o en línea. Limita la plena participación de las mujeres y las niñas
    en todos los aspectos de la sociedad – políticos, culturales, sociales y
    económicos.
    Una de
    cada tres mujeres en Europa ha sufrido violencia física o sexual. El 80 % de
    las víctimas de trata en la UE son mujeres. En los países en desarrollo, una de
    cada tres jóvenes se casa antes de alcanzar los 18 años.
    Sin
    embargo, las cosas han empezado a cambiar. A lo largo de los últimos 30 años,
    el número de casos de mutilación genital femenina ha disminuido un 50 % en
    África. En Asia Meridional, el porcentaje de niñas casadas menores de 15 años
    se ha reducido a la mitad. Y el reciente movimiento mundial #metoo, que
    contribuyó a llamar la atención sobre el alcance de la agresión sexual y el
    acoso en nuestras sociedades, ha alentado a las víctimas a hablar y a reclamar
    y defender sus derechos.
    Para
    eliminar esta violencia de género de una vez por todas, tenemos que mejorar la
    educación y la legislación y cambiar las normas sociales. Europa ha dedicado el
    año 2017 a eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las
    niñas, tanto en la esfera privada como en la pública. Abogados, médicos,
    profesores y policía, entre otros, están recibiendo formación para apoyar a las
    víctimas y prevenir la violencia por motivos de género, gracias a la ayuda
    financiera de la UE a las ONG.
    Llevando
    la acción más allá de nuestras fronteras, hemos puesto en marcha junto con las
    Naciones
    Unidas
    la Iniciativa Spotlight, con una inversión inicial sin precedentes de 500 millones
    EUR. La
    Iniciativa
    aborda a escala mundial las causas profundas de la violencia contra las mujeres
    y las niñas, ayuda a las víctimas y les faculta para que contribuyan a unas
    sociedades más seguras, resilientes, ricas y libres.
    La
    eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas es un primer paso
    hacia la paz y la seguridad mundiales y se encuentra en el núcleo de la Agenda
    2030 para el Desarrollo Sostenible. También es una condición previa para la
    promoción, la protección y el respeto de los derechos humanos, la igualdad de
    género, la democracia y el crecimiento económico.
    La
    Unión Europea seguirá trabajando sin descanso con todos los instrumentos a su
    disposición para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas,
    convirtiéndola en algo del pasado».
    Antecedentes
    La
    violencia contra las mujeres y las niñas es uno de los abusos contra los
    derechos humanos más generalizados y dañinos a nivel mundial. Se estima que el
    35 % de las mujeres ha sufrido algún tipo de violencia en algún momento durante
    su vida. Esta cifra aumenta al 70 % en algunos países. Este hecho constituye
    una barrera para la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y las
    niñas y, en general, para el desarrollo sostenible, y supone un impedimento
    para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por tanto, se requiere un
    compromiso global y continuo en todos los países y regiones para superarla.
    La
    Comisión propuso la adhesión de la Unión Europea al Convenio
    de Estambul del Consejo de Europa. Están en curso los trabajos para su
    ratificación. La Comisión insta a aquellos Estados miembros de la UE que aún no
    han ratificado el Convenio a que lo hagan.
    El año
    pasado, la Comisión puso en marcha la campaña NON.NO.NEIN
    – ¡Di NO! Basta de violencia contra las mujeres. Su objetivo era aumentar la
    concienciación en torno a este tema y financiar proyectos concretos para
    reducir el riesgo de violencia y apoyar a las mujeres afectadas. La Comisión
    Europea aportó una financiación de 15 millones EUR para los Estados miembros,
    las administraciones locales, los profesionales pertinentes y las
    organizaciones de la sociedad civil de toda Europa con objeto de intensificar
    sus acciones y campañas para combatir la violencia contra las mujeres.
    En
    junio de 2017, la Comisión Europea asumió la dirección del «Llamamiento
    para la protección contra la violencia de género en las
    situaciones de emergencias». En situaciones de crisis humanitaria, la violencia
    de género suele generalizarse. Nos comprometemos a apoyar a las supervivientes
    y a erradicar este tipo de violencia. El llamamiento a la acción reúne a más de
    60 organizaciones humanitarias con una misión: que la violencia de género sea
    reconocida como potencialmente mortal y se aborde desde la primera aparición de
    una crisis. Las mujeres y las niñas en riesgo de violencia necesitan nuestra
    atención más inmediata. Estamos decididos a utilizar nuestro liderazgo para
    llamar la atención sobre este problema y transformar nuestros esfuerzos en
    acciones concretas sobre el terreno.
    La Iniciativa
    Spotlight, lanzada conjuntamente con las Naciones Unidas durante la 72.ª
    Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, responde a todas las
    formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Se centra en la violencia
    familiar y doméstica, la violencia sexual y de género y las prácticas nocivas,
    el feminicidio, la trata de seres humanos y la explotación sexual y económica.
    La Iniciativa se desarrollará entre 2017 y 2023 y dispone de una inversión
    inicial de 500 millones EUR, siendo la UE el principal contribuyente.

      Leave a Comment

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.