Bruselas concede tiempo pero no renegociará el acuerdo del Brexit

Bruselas concede tiempo pero no renegociará el acuerdo del Brexit

Resulta que el día que la primera ministra británica vino a Bruselas tratando de encontrar un alivio para sus tribulaciones en el debate con el Parlamento de Westminster, el verdadero cambio en la laberíntica situación no se produjo en el continente, sino que fue en Londres donde el jefe de la oposición, el laborista J. Corbyn, ha dado la clave para una fórmula para el Brexit que probablemente no va a satisfacer a los partidarios acérrimos de la ruptura con la UE pero que a cambio podría concertar una mayoría para ratificar por fin el Tratado para la Retirada Ordenada de la UE.

Las entrevistas de May con el presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker y con el del Consejo, Donald Tusk, han dado la idea de que la UE está dispuesta a revisar las declaraciones políticas anexas pero no el texto del tratado que ya ha sido rechazado por el Parlamento británico. El comunicado conjunto con Juncker dice que es posible afinar la declaración política que acompaña el tratado, para intentar responder a las susceptibilidades que ha levantado el mecanismo de salvaguardia respecto a la frontera irlandesa. Juncker ha dado instrucciones al negociador europeo, Michel Barnier, y a su equipo técnico, para que vuelvan a ponerse en contacto con los británicos con los que deberán explorar un nuevo tipo de redacción que limite las incertidumbres sobre este asunto. Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, D. Tusk, comunicó que su reunión con May no había logrado ningún progreso nuevo para pensar en que está garantizada una salida ordenada del Reino Unido de la UE. «Aún no hay avances, las discusiones continuarán», comunicó en un mensaje en Twitter acompañado de una fotografía que lo muestra acompañando a la Sra. May después de sus discusiones.

Theresa May había dicho que está segura de que el Brexit tendrá lugar «a tiempo», como si fuera una cosa buena para la que hubiera que darse prisa o en todo caso para descartar por ahora cualquier opción de pedir un aplazamiento, que de todos modos ya no dependería de ella, sino que necesitaría el consenso de los demás socios comunitarios. «Mi trabajo es realizar el Brexit y lograrlo a tiempo, y negociaré incansablemente en los próximos días para esto». Faltan menos de dos meses para que el Reino Unido deje la Unión Europea, el 29 de marzo a medianoche, así que lo que probablemente va a negociar es una nueva declaración política, que May quiere que sea «legalmente vinculante». De rebote, esta obsesión también hará que lo sea lo que se ha acordado sobre Gibraltar.

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.