Bruselas eleva al 2,6% el crecimiento español en 2018 pese a Cataluña

La Comisión Europea desvelará hoy
que el PIB del año pasado creció al 3,1% y el del próximo
ejercicio se mantiene previsto en el 2,1% 

España, pese a las
dudas generadas por Cataluña, recibirá de nuevo el respaldo de la CE con una revisión al alza
del crecimiento respecto a las previsiones macroeconómicas publicadas el 9 de noviembre. Bruselas cree
que el PIB de la cuarta economía de la Eurozona será del 2,6% en 2018, una décima más de
lo estimado hace tres meses y también una décima más de la reciente
actualización anunciada por el Gobierno, que apostó por un 2,5% en lugar del 2,3% que estaba vigente. La Comisión, como suele ser habitual, será también más optimista que el FMI, que en enero
cifró el crecimiento en el 2,4%.
Todas
estas cifras serán anunciadas por el comisario de Asuntos Económicos, P. Moscovici. Será una presentación diferente ya que sólo se incluirán los
indicadores de crecimiento e inflación. Tanto el déficit como el paro, las dos
grandes bestias españoles, se dejarán para otra ocasión. «Se
vuelve a la metodología de antaño. Sólo serán completas las previsiones de primavera y
otoño, así que éstas, las de invierno, iniciarán una nueva época», explican estas fuentes, que achacan estos cambios a la bonanza de la economía.
Lo que
sí se publicará será la inflación, todavía endeble, y el crecimiento. Respecto a la evolución del PIB, la CE mantiene que el crecimiento de 2017 se cerró en el 3,1% (misma cifra
que el Ejecutivo), que el de este año será del 2,6% y que el de 2019 seguirá en el 2,1%. Porcentajes que hacen que España siga por encima de la
media de la Eurozona, del conjunto de la UE y varias décimas por encima de
Alemania, Francia e Italia. La locomotora del club sigue teniendo matrícula
española.


Pero, los nubarrones del conflicto político catalán siguen
sin despejarse. Moscovici señaló este problema, las negociaciones para formar Gobierno en Alemania y
las futuras elecciones italianas como los tres grandes elementos de
incertidumbre. Esto con el permiso del «brexit» y de las
agresivas políticas fiscales y monetarias de Donald Trump.
 Bruselas
volverá a insistir en la necesidad de tener Presupuestos lo más
rápido posible pese a ser muy conscientes de que la situación política española
hace extremadamente complicado que los haya. Con el 155 en vigor, el PNV no tiene margen de maniobra para aprobarlos pese
a que le conviene hacerlo para que sigan ejecutándose acuerdos como la rebaja
de la factura eléctrica a las empresas.

La CE liderada por Juncker ya no tiene tanta
prisa después de
comprobar que España, a su modo y en ocasiones a regañadientes, ha cumplido
con los objetivos de déficit fijados. De hecho, es muy posible que 2017 se haya cerrado al 3% del PIB o incluso algo por debajo, lo que
supondría que por primera vez en una década, España cumpliría con las reglas establecidas en el
Pacto de Estabilidad y Crecimiento y podría salir del procedimiento de déficit
excesivo, una decisión que se adoptará en primavera. Según las
previsiones de noviembre, España iba a cerrar 2017 con el 3,1%, lo que le situaría en el peor país de la UE seguido de
cerca por Francia.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.