Bruselas quiere que en 2030 todos los envases de plástico sean reciclables

La Comisión Europea ha lanzado una nueva
estrategia para limitar el impacto de los plásticos en el
medioambiente, con el objetivo de que todos los envases de ese material
producidos en la UE en 2030 estén diseñados para que puedan ser
reciclados o reutilizados.
«Hay urgencia en actuar sobre los plásticos porque
tienen consecuencias muy negativas no solo en el medioambiente sino también en
nuestra salud», declara el eurocomisario de Medioambiente, K.

Vella.

La iniciativa comunitaria se centra en los plásticos de
un solo uso, como envases o botellas, después de que se hayan
prohibido en toda la UE que los supermercados ofrezcan gratuitamente bolsas de
uso único.
El vicepresidente primero de la CE, F. Timmermans, recuerda
que «cada segundo desaparecen 700 kilos de plástico en nuestros
océanos» y que el 50 % del plástico de los envases
acaba en las playas de la UE. «Si no cambiamos de
política, en 2050 habrá más plásticos que peces en el
mar», y presentó la iniciativa como parte del camino
hacia «una economía en la que es rentable reciclar
plásticos» porque el plástico no reciclado que se desperdicia cada
año podría alcanzar un valor de más de 70.000 millones de euros.
La nueva estrategia comunitaria
aboga, además, por mejorar la trazabilidad de los elementos químicos
contenidos en los productos plásticos para facilitar su
reciclaje, así como por implementar nuevas reglas armonizadas para la
separación de esos desechos, cuya tasa actual de reciclaje no alcanza
el 30 %, lejos de otros materiales como el papel, el vidrio o el
metal.
«Es verdad que no ha alcanzado aún esos
niveles, pero el plástico es más complicado porque hay cientos de tipos
diferentes» y «no puedes llegar a una única solución
válida para todos, como sí se puede lograr con otros materiales»,
añadió Vella.
La CE dedicará especial atención a los
microplásticos (de entre 0,1 y 5.000 micras) porque
son «un gran problema no solo para el ecosistema marino sino también
para la salud de los ciudadanos». «La producción de microplásticos
tiene un enorme impacto en nuestra salud pero no se nota tanto como la de otros
productos plásticos porque no es tan visible. El problema es que el daño
que hacen es, en muchas ocasiones, irreversible. Algunas de esas
partículas se generan con el uso de un producto, por ejemplo, las
ruedas de un coche o el lavado de la ropa, mientras que otras se añaden
intencionadamente en la cadena de producción, como en el de los cosméticos
o de la pintura.
El Ejecutivo comunitario perseguirá que se eliminen
los microplásticos agregados intencionadamente para modificar la textura de los
productos y desarrollará medidas para que las depuradoras de agua puedan
atrapar esos minúsculos residuos y evitar que terminen convertidos en polución
marina.
La nueva iniciativa de la CE, que reúne y amplía
varios proyectos en marcha, se ha dado a conocer justo después de que el
pasado 1 de enero China limitase drásticamente las importaciones de
desechos para ser tratados en su territorio. Hasta ahora China había funcionado
como la gran planta de reciclaje del planeta y en ese país se reciclaba
en 2015 el 30 % del plástico utilizado en la UE.
El sector del plástico aporta 1,5 millones de
empleos a la UE y, según datos de la Asociación Europea de Productores
Plásticos y de Eurostat, en 2014 se
produjeron 25 millones de toneladas de desechos plásticos en la UE.
La nueva estrategia comunitaria llega una semana después
de que el comisario europeo de Presupuestos, Günther
Oettinger, abriera la puerta a que la UE instaurase un impuesto para
reducir el uso de envases de plástico y, a la par, compensar parte
del agujero presupuestario que el «brexit» hará en las
cuentas de la Unión.
El titular comunitario de Medioambiente subrayó que ese eventual
gravamen no está actualmente en los planes de la Comisión Europea.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.