Declaración conjunta con motivo del Día Internacional de la Mujer de 2017

La Unión Europea respalda a las mujeres en Europa y en el mundo hoy como lo hizo en el
momento de su fundación.
Hace sesenta años, la
igualdad entre mujeres y hombres se integró en el Tratado de Roma como uno de
los valores fundamentales de la Unión Europea. En esa época, el compromiso de
Europa con el principio de igualdad de salarios por un mismo trabajo era único
en el mundo. Desde entonces, la UE ha continuado liderando los avances en esta
materia y ha realizado progresos palpables en todos los frentes. Trabajamos sin
descanso por defender los derechos de las mujeres y para capacitarlas en la
lucha contra la discriminación y la violencia de género.
En 2017, hay más mujeres
que nunca en el mercado de trabajo, que se gradúan en las universidades y que
participan activamente en política u ocupan puestos de responsabilidad en las
empresas europeas. Dentro de la Comisión, las mujeres representan el 55 %
del total de la
plantilla. Sin embargo, demasiadas mujeres, especialmente las
madres de familias monoparentales, siguen teniendo dificultades para lograr su
independencia económica en la Unión Europea. La tasa de empleo de las mujeres
en la Unión Europea
alcanzó un máximo histórico del 65,5 % en 2016, pero todavía hay una gran
diferencia respecto al porcentaje del 77 % de los varones.
Debe hacerse mucho más,
tanto dentro como fuera de Europa. A menudo, las mujeres se cuentan entre las
personas más vulnerables en los conflictos, en situaciones de migración y
desplazamiento y allí donde la pobreza y el cambio climático tienen mayores
efectos negativos. Además, ha aumentado exponencialmente el número de mujeres
víctimas de la trata que llegan a la UE en el contexto migratorio actual.
La intolerancia contra las
mujeres y la misoginia se manifiestan en la esfera pública, así como en los
ataques amparados por el cobarde anonimato de internet. Los ataques contra los
derechos de las mujeres están en aumento. Son demasiados los europeos que
siguen pensando que las relaciones sexuales no consentidas pueden ser
justificables. Las mujeres también son quienes más sufren de la discriminación
y de la violencia, en especial en las zonas en conflicto de todo el mundo.
Sin embargo, también son a
menudo las primeras en buscar soluciones y demostrar resiliencia en momentos de
dificultad, y quienes poseen una visión de cara al futuro de sus países. Esta
es la razón por la que la UE sigue trabajando con grupos de mujeres en todo el mundo, incluso en las
circunstancias más difíciles, como en Afganistán o Siria.
Seguiremos actuando tanto
en el seno de la Unión como en el extranjero. En particular:
  • La Comisión Europea
    aborda las desigualdades en los ámbitos clave, tales como el trabajo, la remuneración,
    la toma de decisiones y la violencia mediante su Compromiso Estratégico
    para la Igualdad de Género 2016-2019.
  • La Comisión Europea
    dedicó el año 2017 a
    la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres y las
    niñas.
  • La
    Comisión presentará este año una nueva iniciativa para el equilibrio entre
    la vida laboral y familiar de los padres y los cuidadores.
  • A
    través de nuestra propuesta de reforma del Sistema Europeo Común de Asilo,
    las mujeres migrantes que lleguen a Europa en busca de protección y que
    hayan sufrido daños recibirán asistencia médica, jurídica, psicológica y
    apoyo psicosocial.
  • La
    Comisión seguirá realizando un seguimiento de la dimensión de género de la
    prevención y lucha contra la trata de seres humanos en la aplicación de la
    política y la legislación contra esa trata.
  • En
    sus relaciones exteriores, a través del Plan de Acción de la UE en materia
    de género 2016-2020, la Comisión se centrará especialmente en la ayuda a
    las mujeres y a las niñas en todo el mundo que hayan sido excluidas de la
    educación, de un acceso en igualdad de condiciones a la salud y los
    servicios de planificación familiar, al mercado laboral y a la vida
    política, además de sufrir normas y leyes discriminatorias en materia de
    herencia, ciudadanía o propiedad.
  • A
    fin de garantizar que la ayuda llegue a las personas más vulnerables en
    todo el mundo,
    la Comisión proseguirá aplicando sistemáticamente a la ayuda humanitaria
    un enfoque que tenga en cuenta la dimensión de género.
  • La
    Comisión va a seguir asumiendo el liderazgo en la aplicación de los
    Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, incluida la
    igualdad de género.
No debemos y no podemos
dejar de luchar por esta igualdad, por proteger la seguridad de las mujeres y
las niñas y por capacitarlas para que puedan aprovechar plenamente su
potencial. Europa se ha comprometido, como ya lo hizo hace sesenta años, a
garantizar la igualdad de la mujer en todo el mundo.

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.