Día Internacional de la Mujer 2019: más igualdad, pero el cambio es demasiado lento

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Comisión publicó su informe de 2019 sobre la igualdad entre mujeres y hombres en la UE. La buena noticia es que Europa hace progresos, pero tenemos que acelerar el cambio

El informe del 8 marzo muestra algunos avances en materia de igualdad de género, pero las mujeres siguen enfrentándose a desigualdades en muchos ámbitos:

  • La tasa de empleo de las mujeres en la UE alcanzó su nivel histórico más alto en 2017, con un 66,4 %, pero la situación difiere de un Estado miembro a otro. El año pasado, ocho Estados miembros recibieron recomendaciones en el marco del Semestre Europeo para mejorar la participación femenina en el mercado laboral (Austria, Chequia, Alemania, Estonia, Irlanda, Italia, Polonia y Eslovaquia).
  • Las mujeres corren más riesgo de caer en la pobreza y sus salarios son, por término medio, un 16 % más bajos que los de los hombres. Esto se traduce en la brecha de las pensiones, que en 2017 era del 35,7 %. En algunos países, más del 10 % de las mujeres de más edad no puede permitirse la atención sanitaria que necesita.
  • Las mujeres siguen estando muy infrarrepresentadas en los Parlamentos y en el Gobierno. Solo seis de los 28 Parlamentos nacionales de la UE están presididos por una mujer, y siete de cada 10 diputados de los Parlamentos nacionales en la UE son hombres. Aunque el nivel del 30,5 % de mujeres en altos cargos ministeriales es el más elevado desde 2004, primera vez que se dispuso de datos para todos los Estados miembros, sigue habiendo indicios de que se tiende a asignar a las mujeres carteras consideradas de menor prioridad política.
  • El techo de cristal sigue siendo una realidad en el mundo empresarial y solo el 6,3 % de los puestos de consejero delegado en grandes empresas que cotizan en bolsa en la UE estaban ocupados por mujeres.

La Comisión Juncker ha actuado en todos los frentes para mejorar la vida de las mujeres en Europa, combatiendo la violencia contra las mujeres, cerrando la brecha salarial entre hombres y mujeres y también mejorando las condiciones para que las familias puedan conciliar la vida familiar y la vida profesional. Un ejemplo de apoyo a la conciliación es el reciente acuerdo de la Directiva sobre conciliación de la vida familiar y profesional que fija una norma europea mínima de 10 días de permiso de paternidad pagado para el padre después del nacimiento de un hijo, remunerado al nivel del subsidio de enfermedad. Así, las nuevas normas refuerzan el derecho de todos los progenitores y cuidadores a solicitar fórmulas de trabajo flexible.

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.