El euro cumple 20 años en plena crisis europea

El euro cumple 20 años en plena crisis europea

En julio de 2012, con la Eurozona sumida en la mayor crisis financiera de su corta historia, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, presentó su valoración del estado del euro. Consciente de la delicada situación, Draghi lanzó una promesa: “El BCE está listo para hacer lo que sea necesario para preservar el euro. Y créanme, será suficiente”. Seis años después, la moneda única cumple 20 años.

El euro, uno de los símbolos más tangibles de la integración europea, llegó el 1 de enero de 1999 , y con él la creación de la Unión Económica y Monetaria (EMU). Aunque el diseño de la moneda única comenzó en los años 60, no sería hasta 1992, con el Tratado de Maastricht, cuando la UE sentó las bases de la integración económica.

Entre los firmantes estaba Jean-Claude Juncker, entonces primer ministro de Luxemburgo, primer presidente permanente del Eurogrupo y hoy presidente de la Comisión Europea. “Recuerdo las arduas y trascendentales negociaciones”, pero sobre todo, “una profunda convicción de que estábamos abriendo un nuevo capítulo en nuestra historia conjunta”, aseguró el luxemburgués en el aniversario del euro.

Hoy son 19 los estados que forman parte de la zona euro y 340 millones los europeos que usan la moneda a diario, que es además la segunda divisa más utilizada en el mundo. Aunque de sus 20 años de historia, el euro ha pasado 10 en crisis. Juncker, que dirigió gran parte de las reformas impuestas a los estados bajo supervisión durante la recesión -Chipre, Irlanda, Portugal, España o Grecia- lo sabe bien. De hecho, el 20 aniversario llega sólo unos meses después de la salida de Grecia de su tercer programa de rescate. El drama griego es el gran símbolo de una crisis económica y financiera que amenazó con dar al traste con la moneda única aquel verano de 2015.

Bruselas celebra el estado de la economía europea, en niveles anteriores a la crisis, aunque las consecuencias de depresión siguen siendo una dolorosa realidad en no pocos países. Sin embargo, aquel ‘shock’ manifestó la necesidad de completar una unión económica y monetaria que no fue suficiente para afrontar la recesión. “Necesitamos estar preparados para lo que nos depare el futuro, se lo debemos a nuestros ciudadanos”, defendió el actual presidente del Eurogrupo, Mario Centeno.
Sin embargo, el Consejo Europeo de diciembre que debía sentar las bases de una profundización en la integración económica, cerró la puerta al fondo de garantía de depósitos, el seguro de desempleo comunitario o la función estabilizadora de un eventual presupuesto para la Eurozona, y se limitó a firmar un acuerdo de mínimos para establecer un mecanismo de salvaguarda para entidades financieras en apuros y una concesión de mayores competencias para el mecanismo anti crisis de la UE. Una reforma que es para muchos -Francia, España o Portugal entre otros- del todo insuficiente.

“Por primera vez en muchos años, todos los líderes de los 27 países de Europa, incluido Reino Unido, dijeron que la única salida de esta crisis actual es más Europa, no menos”, se regocijaba Draghi en 2012. Cuando se cumplen 20 años de la puesta en marcha del euro y casi siete de aquel discurso, Reino Unido se disponen a abandonar la UE y los 27 están muy lejos de avanzar hacia una mayor integración económica europea.

El euro cumple 20 años con la UE en plena crisis de identidad; el Brexit y sus potenciales consecuencias económicas en el horizonte, una economía global que se resiente ante los envites proteccionistas del presidente de EEUU, Donald Trump, y un año electoral que podría traer más partidos de extrema derecha euroescépticos a los gobiernos y el Parlamento europeos.

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.