El final de las barreras sanitarias

El pasado
viernes 7 de febrero fue aprobado por el Consejo de Ministros un Real Decreto
que incorpora la Directiva relativa a la aplicación de los derechos de los
pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza.

Gracias a la
asistencia sanitaria transfronteriza, se garantiza la movilidad de pacientes y
cooperación entre Estados. Por primera vez, el paciente podrá dirigirse a otro
Estado miembro distinto para recibir asistencia sanitaria previo pago de los
servicios, para luego solicitar su reembolso en su país de residencia. 
Además,
la asistencia sanitaria transfronteriza incluirá medicamentos y productos
sanitarios. Las prestaciones cubiertas serán las incluidas en la Cartera Común
de Servicios del Sistema Nacional de Salud y las complementarias de cada
Comunidad Autónoma. El reembolso consistirá en los costes de las prestaciones
atendiendo a las tarifas que cada servicio de salud establezca. Quedarán
excluidos los tratamientos de larga duración, trasplante de órganos y programas
de vacunación públicos. Por otra parte, las prestaciones especializadas,
complejas o caras requerirán autorización previa, correspondiendo la aprobación
a cada Comunidad Autónoma. Dicha asistencia requerirá la factura del servicio
prestado junto con el respectivo informe médico.
El gobierno pondrá en marcha durante 2014 el Registro Estatal de
Profesionales Sanitarios, a través del cual compartirá información sobre
profesionales sanitarios. Participaremos
en las Redes Europeas de Centros de Referencia, Evaluación de Tecnologías y Sanidad
Electrónico, de la que España cuenta con 20 millones de personas con historia
clínica digital y el 70% de las recetas electrónicas. Por último, el Real Decreto
modifica la norma sobre recetas médicas. Ahora bien, los profesionales podrán
expedir recetas europeas, con validez en toda la Unión.

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.