El Gobierno británico respalda dividido el acuerdo del ‘brexit’

El Gobierno británico ha dado el visto bueno al borrador
del acuerdo alcanzado por sus negociadores y los de la Comisión
Europea, tras una reunión de cinco horas y en una atmósfera que ilustra
las dificultades que tendrá la primera ministra para lograr su aprobación
por la Cámara de los Comunes. Theresa May lo celebró como «un
paso decisivo», tras un debate «largo, detallado y
apasionado», con «decisiones difíciles, especialmente sobre
Irlanda del Norte».
Los portavoces de May han explicado que la jefa del
Gobierno dio oportunidad a cada ministro de expresar sus puntos de
vista, pero la duración del debate y las palabras de May confirman que en
el Gabinete hay opiniones encontradas y entre ellas las de quienes creen que no
se garantiza una salida limpia de la UE tras la transición hasta el final
de 2020 y que el Partido Conservador será castigado por los
electores.
Un Consejo Europeo especial, posiblemente el
día 25, tendrá que sellar el acuerdo de los 28 y la Cámara de
los Comunes dará su opinión tras varios días de debate, en la primera
semana de diciembre. Si todos los parlamentos de la Unión Europea
ratifican el acuerdo, Reino Unido abandonará la UE el 29 de
marzo, y se mantendrá al menos dos años en las mismas circunstancias
que ahora, aunque sin voto en las decisiones comunitarias.
La atmósfera política británica
está cargada, pero la sesión semanal de preguntas a la jefa del
Gobierno, en los Comunes, transcurrió sin que May se sintiera
acosada. Varios diputados expresaron su malestar por una situación en la
que se ha debatido sobre acuerdos parciales o el final a partir de las
filtraciones sumarias publicadas por los medios de
comunicación. Un ‘tory’ obseso del ‘brexit’ le
advirtió de que perdía el apoyo de muchos diputados y de millones de
electores.
Corbyn pretendía mostrar divisiones entre el Gobierno y
su grupo parlamentario, porque su partido propone una pertenencia
permanente a la unión aduanera que no daría la soberanía que él
reclamaba. Pero el líder laborista quiere derribar a
May. Declaró la pasada semana a ‘Der
Spiegel’ que «no podemos parar
el ‘brexit'», aunque la conferencia de su partido, en
septiembre, no descartó la demanda de un segundo referéndum.
Las sumas y restas no ofrecen garantía de que el acuerdo
pueda superar un voto en el Parlamento. May pretende que la negociación de
la futura relación comercial con la UE resolverá el problema de la
frontera irlandesa, el de la política pesquera y permitirá recobrar
la independencia para negociar acuerdos comerciales con otros países. Ha
superado la barrera del Gabinete, pero su trayectoria en los últimos
meses ha minado la confianza en sus promesas.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.