Blog Detail

Según un informe
publicado hoy por la red Eurydice de la Comisión Europea, los niveles de las
tasas académicas, las becas y los préstamos para estudiantes siguen presentando
grandes diferencias en Europa. El informe, que abarca a 33 países europeos,
revela que, con algunas excepciones notables,  los sistemas de tasas se
han mantenido relativamente estables. Alemania es el único país que ha abolido
recientemente las tasas académicas, aunque no las introdujo hasta 2007.
Estonia cambió
significativamente su sistema de financiación en 2014, para vincular las tasas
al rendimiento académico:  únicamente tienen que pagar tasas los
estudiantes que no consiguen progresar en sus estudios (es decir, que no
consiguen obtener el número de créditos necesario cada año). Las tasas también
están ligadas al bajo rendimiento en otros países, como Chequia, España,
Croacia, Hungría, Austria, Polonia y Eslovaquia.
Las tasas
académicas más elevadas son las del Reino Unido (Inglaterra), tras una profunda
reforma de su sistema educativo llevada a cabo en 2012. Las tasas no se abonan inmediatamente,
sino después de la titulación, cuando los ingresos de los estudiantes exceden
de un límite previamente definido (un modelo único en Europa). En Irlanda,
Italia, Letonia, Lituania, Hungría, los Países Bajos y Eslovenia, los
estudiantes pagan unas tasas relativamente elevadas.
«Europa
necesita desesperadamente mejorar el acceso e nuestros jóvenes a la educación
superior. Eso no solo mejorará considerablemente sus posibilidades de encontrar
un empleo de calidad, sino que también reforzará nuestras economías, que
necesitan la innovación y la creatividad aportada por unos titulados con
talento»,
ha
declarado Androulla Vassiliou, Comisaria Europea de Educación, Cultura,
Multilingüismo y Juventud. «Si los Estados miembros deciden introducir tasas
académicas, deben siempre adoptar medidas —incluidas las becas— a fin de
asegurar la igualdad de acceso a la educación superior para todos,
especialmente para los estudiantes procedentes de entornos desfavorecidos.»
El informe National
student fee and support systems in European Higher Education 2014/2015
(Tasas
académicas nacionales y sistemas de ayuda en la educación superior 2014/2015)
subraya la gran diferencia en lo que respecta al número de estudiantes que
pagan tasas en las instituciones de enseñanza superior financiadas con fondos
públicos. Numerosos países—Chipre, Dinamarca, Alemania, Grecia, Malta,
Finlandia, Suecia, Reino Unido (Escocia), Noruega y Turquía— no cobran tasas
académicas. En el otro extremo, en nueve países [Chequia, Países Bajos, Portugal,
Eslovaquia, el Reino Unido (Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte), Islandia y
Liechtenstein] todos los estudiantes de licenciatura abonan tasas.
En la mayoría
de los países europeos, solo una minoría de los alumnos recibe ayuda en forma
de becas. En nueve países, todos los estudiantes (Chipre, Dinamarca, Malta y
Finlandia), o la mayoría de ellos [Luxemburgo, Países Bajos, Reino Unido
(Escocia), Suecia y Noruega] reciben becas. Islandia es el único país que no
tiene un sistema público de becas, aunque esta cuestión se está debatiendo
actualmente.
En 35 sistemas
educativos (algunos países tienen más de un sistema, por ejemplo  Bélgica
y el Reino Unido), las becas se conceden a algunos o a todos los estudiantes,
en función de sus necesidades financieras (Dinamarca, Finlandia y Suecia
ofrecen un sistema universal de becas para estudiantes a tiempo completo, a
condición de que cumplan los requisitos básicos de rendimiento académico); en
23 sistemas, la concesión de becas está ligada a la evaluación del rendimiento
académico. Casi todos estos sistemas combinan la concesión de becas basada en
las necesidades de los estudiantes con la concesión de becas basada en el
mérito.
Los préstamos
para estudiantes subvencionados con fondos públicos desempeñan un papel importante
en las ayudas a los estudiantes en aproximadamente la mitad de los países
cubiertos. Del mismo modo, también en aproximadamente la mitad de los países,
algunos aspectos de la ayuda dependen de circunstancias familiares generales y
no se abona directamente a los estudiantes, sino en forma de beneficios
fiscales para los padres o de prestaciones familiares.
Contexto
Este informe
anual Eurydice contiene un análisis comparativo de las tasas académicas y de
los sistemas de ayuda (becas y préstamos). Abarca a 33 países europeos (los
Estados miembros de la UE, así como Islandia, Liechtenstein, Noruega,
Montenegro y Turquía).
También ofrece
información específica por país, incluyendo:
·        
Las
tasas [diferenciadas por ciclo (licenciatura/máster)], indicadas por año (tanto
para los estudiantes a tiempo parcial como para los estudiantes a tiempo
completo), y si los estudiantes internacionales pagan tasas diferentes en
comparación con los estudiantes nacionales o de la UE. Las tasas incluyen todos
los costes que se cobran a los estudiantes, incluidas la matrícula, la admisión
y la certificación.
·        
Las
ayudas en forma de becas, diferenciadas entre becas basadas en las necesidades
de los estudiantes y becas basadas en el mérito.
·        
Se
incluyen tres elementos adicionales si son una de las principales
características de la ayuda a los estudiantes: los préstamos (si es un
sistema nacional de préstamos a los estudiantes, y más del 5 % de los
estudiantes se benefician de un préstamo); los beneficios fiscales para los
padres
y las prestaciones familiares.
·        
Una
breve descripción de las reformas previstas que pueden afectar a los
sistemas públicos de becas y ayudas a los estudiantes que los gobiernos están
debatiendo actualmente.
Otro informe
publicado por la Comisión Europea en junio (véase IP/14/709)
puso de manifiesto que, por lo general, la introducción de tasas académicas
incrementa el importe total de recursos de la enseñanza superior, aunque los
ingresos procedentes de esas tasas no siempre se invierten de forma que mejoren
directamente la experiencia de los estudiantes, por ejemplo creando nuevos
puestos docentes.
El informe puso
asimismo de manifiesto que, en conjunto, las tasas académicas no tienen una
incidencia negativa en las matrículas en la enseñanza superior, ni siquiera
entre los estudiantes de los grupos socioeconómicos más bajos, excepto si se
trata de un cambio de magnitud excepcional. No obstante, el aumento de las
tasas puede dar lugar a una reducción del número de matrículas entre los
alumnos de más edad. En dicho informe se destaca que las becas y/o los
préstamos son vitales para compensar las consecuencias negativas de las tasas
académicas, o de su incremento, en las matriculaciones universitarias, en
particular de personas procedentes de grupos vulnerables.
Eurydice

La Red Eurydice 
de la Comisión Europea proporciona información y análisis sobre los sistemas de
educación europeos y las políticas al respecto. Está formada por 40 unidades
nacionales ubicadas en 36 países participantes en el programa Erasmus+ de la UE
(los Estados miembros de la UE, Bosnia y Herzegovina, Islandia, Liechtenstein,
Montenegro, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Noruega, Serbia y
Turquía). La gestión y coordinación de esta red corre a cargo de la Agencia
Ejecutiva en el ámbito Educativo, Audiovisual y Cultural de la UE, con sede en
Bruselas, que redacta sus estudios y facilita una serie de recursos en línea. 

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.