España es el segundo país de la OCDE con mayor esperanza de vida

España es el segundo país de la OCDE con mayor
esperanza de vida. De media, los españoles
viven 83 años. Solo son superados ‘en este grupo de
los 35 países más desarrollados del mundo’ por Japón, cuyos
habitantes alcanzan un promedio de vida de 83,9 años. Este salto
se ha producido en las últimas décadas: en 1970, la población
española no superaba los 70 años de media. La larga esperanza de
vida, junto a la bajísima natalidad ‘1,3 hijos por mujer’, convierten
también a España en uno de los países de la OCDE con peor proyección en cuanto
al envejecimiento de la población: en 2050 casi un 40% de
los españoles superará los 65 años de edad. Con una media
de 83 años, España es el segundo país con mayor esperanza de
vida al nacer entre los estados miembros de la Organización para la Cooperación
y el Desarrollo Económicos (OCDE), según su último informe, publicado
ayer. Este valor es casi tres años superior a la media de
los 35 países miembros de la Organización, que se sitúa
en 80,6 años. Solo Japón, donde el indicador alcanza
los 83,9 años, supera la marca española. En gasto sanitario, España
está por debajo de la marca del conjunto de países.
Desde 1970 hasta 2015, la esperanza de vida en España ha
mejorado en más de diez años, desde los 70 hasta sobrepasar
los 80. Por sexos, las mujeres viven hasta cinco años más que los
hombres, y superan los 85 años de media, al igual que en
Japón, Francia, Corea del Sur y Suiza.
España también ocupa los primeros puestos en esperanza de vida a partir de
los 65 años. El informe refleja que, tras alcanzar esta
edad, los españoles viven de media 21 años más, lo que les
sitúa en la tercera posición de la tabla por detrás de
Japón y Francia. Sin embargo, tal y como advierte el
estudio, este indicador no significa que estos años se vivan en
condiciones de salud óptimas. De hecho, cuando se tiene en
cuenta esta variable, la esperanza de vida a partir de los 65 cae
hasta los 9,2 años, por debajo de la media de la OCDE (9,4años).
Las altas tasas de esperanza de vida en combinación con las bajas tasas de
fertilidad ‘1,3 hijos por mujer, una de las diez más bajas del
mundo, según datos del Banco Mundial’ convierte a España en uno de
los países con peor proyección en cuanto a envejecimiento de la
población. En 2050, según los cálculos que refleja el
documento, casi un 40% de la población española tendrá más
de 65 años. Una proporción solo superada, de nuevo, por
Japón.
El cáncer y las enfermedades del sistema circulatorio son las principales
causas de mortalidad en España, con 192 y 185 muertes por
cada 100.000 habitantes, respectivamente. Estas cifras lo
convierten en uno de los 15 países con menos fallecimientos por este
tipo de dolencias. Pese a la Ley Antitabaco de 2006 ‘que prohíbe
fumar, entre otros sitios, en dependencias públicas y lugares de
trabajo’ España es también uno de los diez países con mayor porcentaje de
fumadores diarios, más de un 20% de la población. En el entorno
europeo, solo Letonia, Hungría y Grecia superan esta proporción.
En cuanto a otros hábitos de vida analizados por la OCDE, más positivos
son los datos sobre el consumo de alcohol. Los españoles superan la media
de litros de alcohol por persona consumidos en un año (nueve litros para
el conjunto de países), pero esta cantidad se ha reducido en los últimos
años. Entre 2000 y 2015, la ingesta anual disminuyó en
casi dos litros, de alrededor de 11 a 9,3, según los
datos sobre hábitos de consumo recogidos en el documento. De
hecho, el porcentaje de población que abusa del alcohol de manera regular
no llega al 10%, lo que le convierte en el segundo país con menor
consumo excesivo de bebidas etílicas solo por detrás de Hungría.
En relación a otro de los principales factores de riesgo para la salud, la
obesidad, España ‘con un 17%’ está muy por debajo de
países como Estados Unidos y México, a la cabeza de la clasificación con
un 38% y un 33% de la población en esta situación. No
obstante, los españoles están a la cola en la práctica de
ejercicio. Apenas el 47% de los mayores de 15 años realizan
una actividad física moderada a diario, el peor porcentaje de toda Europa.
El informe analiza de manera pormenorizada otros aspectos relacionados con la
salud y la atención sanitaria en los 35 países de la Organización.
Entre ellos, destaca el personal sanitario per cápita. En
España, hay 3,9 médicos por cada 1.000 habitantes, cinco
décimas por encima del valor común (3,4). Sin embargo, la
sanidad española suspende en número de enfermeros: hay 5,3 por
cada 1.000 habitantes, frente a los 9 de media del
organismo. La falta de estos profesionales hace que el ratio de enfermeros
por doctor sea el octavo más bajo de todos los estados.
Las cifras anteriores contrastan con las del sector farmacéutico. Desde el
año 2000, el número de trabajadores en España con esta formación ha pasado
de alrededor de 70 farmacéuticos por cada 100.000 personas
a 119. Tan solo Japón y Bélgica superan esta proporción.
En lo que respecta al consumo de medicamentos, España no solo no escapa a
la tendencia del resto de países, sino que la supera. De
media, la dosis diaria de antidepresivos por cada 1.000 habitantes
en 29 países se ha duplicado en 15 años. En el caso
español, esta cifra ha pasado de casi 30 a 73.
Sobre el acceso a la sanidad, el 99,8% de los españoles están
cubiertos por la sanidad pública, un porcentaje dos puntos por encima de
la media de la OCDE (97,9).

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.