España, gran beneficiaria de los fondos europeos, sigue recibiendo más de lo que aporta

España, gran beneficiaria de los fondos europeos, sigue recibiendo más de lo que aporta

Durante muchos años, España ha sido la gran beneficiaria del presupuesto europeo. En los primeros 25 años desde nuestra integración en la UE, llegaron 230.000 millones de euros de fondos comunitarios -sin incluir ayudas directas o transferencias en I+D- mientras que la aportación española al presupuesto común fue de 140.200 millones; es decir, un saldo positivo de 88.000 millones. Con los fondos estructurales se financió el 50% de las grandes obras públicas como el AVE, pero también la modernización de infraestructuras de pequeños pueblos y ciudades.

A medida que la renta per cápita española crecía y se iban incorporando otros países más atrasados a la UE, el saldo financiero fue disminuyendo pero ha seguido siendo positivo hasta la fecha. Y aunque cuando se negoció el presupuesto plurianual actual (2014-2020) parecía que España pasaría de ser beneficiario neto a contribuyente neto, finalmente no ocurrió así. El impacto de la crisis, que redujo el PIB per cápita -con lo que España contribuyó menos- y la aprobación de inversiones adicionales para combatir el desempleo juvenil -España tiene la tasa más alta de paro juvenil en la UE después de Grecia- hicieron que el balance no cambiara.

Según la CE, España ha recibido de la UE 59.731 millones de euros entre 2013 y 2017, el 10,24% del total de los pagos comunitarios efectivos a los Estados miembros, mientras que ha aportado al presupuesto de la UE 53.705 millones de euros, el 8,17% del total. Si lo medimos en términos de Renta Nacional Bruta vemos que España como receptora de fondos está por encima de la media, ya que el dinero recibido representa el 1,10% de la RNB frente al 0,81% de promedio.

Alemania y Francia, que son contribuyentes netos, reciben fondos de una cuantía global cercana a la española, pero que representan apenas el 0,36% y el 0,59% de su Renta Nacional Bruta. Hungría es el que más recursos obtiene en porcentaje de su RNB (5,01%). En cuanto a la aportación al presupuesto comunitario en términos de renta nacional, España está muy cerca de la francesa (0,94%) y por encima de la alemana ( 0,88%), aunque Alemania contribuyó entre 2013 y 2017 con 135.754 millones de euros, casi el triple que España.

Ahora llega la negociación del próximo presupuesto, el que regirá en el periodo 2021-2027, y se vuelve a plantear la misma situación que hace siete años: que España pase de receptor neto a contribuyente neto. Sin embargo, no es posible aún determinarlo con certeza porque está todo muy abierto y porque algunos de los cambios que se proponen pueden beneficiar más a España.

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.