Estado de la Unión 2018: La Comisión propone poner fin al cambio de hora estacional

La CE propone eliminar
los cambios de hora en Europa en 2019
, y ofrece a los Estados miembros
la libertad de decidir si se regirán de manera permanente por la hora de verano
o la de invierno. La propuesta legislativa tiene por objeto velar por que todos
los cambios se adopten de manera coordinada entre países vecinos, de manera que
el mercado interior siga funcionando adecuadamente y se evite cualquier tipo de
fragmentación, lo que podría ocurrir si algunos Estados miembros mantuvieran
las disposiciones sobre el cambio de hora y otros no.
La propuesta de la
Comisión:
  • elimina el cambio de hora bianual en el conjunto
    de la Unión Europea;
  • fija un calendario breve y claro para que los
    cambios entren en vigor;
  • anima a realizar consultas en los ámbitos nacional
    y europeo, con el objetivo de velar por un enfoque coordinado entre
    Estados miembros.
La propuesta es un
ejemplo más de una Comisión Juncker que actúa con altura de miras en las
cuestiones importantes y deja que los Estados miembros tomen decisiones cuando
estén en mejor posición para hacerlo.
¿Cómo y
cuándo empezarían a tener efecto estos cambios?
La propuesta de la
CE prevé que, a más tardar en abril de 2019, cada Estado miembro notifique su
intención de aplicar la hora de verano o de invierno de forma permanente. El
último cambio obligatorio a la hora de verano tendría lugar el domingo 31 de
marzo de 2019
. A continuación, los Estados miembros que desearan
volver a la hora de invierno podrían efectuar un último cambio de hora el
domingo 27 de octubre de 2019. A partir de esa fecha no se podrían realizar más
cambios. Este calendario está supeditado a la adopción de la propuesta de la
Comisión a más tardar en marzo de 2019 por parte del Parlamento Europeo y el
Consejo.
¿Por qué propone
este cambio la Comisión?
Los
países europeos introdujeron las disposiciones sobre la hora de verano el siglo
pasado con el objetivo de ahorrar energía, especialmente durante la guerra y la
crisis del petróleo de los años 70. A principios de los años 80, la UE fue
adoptando de manera gradual legislación que ponía fin a los distintos esquemas
nacionales de cambio de hora. No obstante, en 2018, el objetivo inicial resulta
mucho menos relevante, con estudios que parecen indicar que el ahorro de
energía es mínimo y con cada vez más quejas por parte de los ciudadanos por los
efectos negativos para la salud.
El cambio de hora
es cada vez más cuestionado por los ciudadanos, el Parlamento
Europeo
y un número creciente de Estados miembros. A instancia del PE, y
como parte de la evaluación de las disposiciones actuales, la Comisión llevó a
cabo una consulta pública en el verano de 2018 en la que se obtuvieron 4,6 millones
de respuestas
, el mayor número de respuestas obtenido en una consulta
pública organizada por la CE. El 84 % de los encuestados declararon estar a
favor de eliminar el cambio de hora bianual.

A la luz de lo anterior, la CE concluye que no tiene sentido que
Bruselas siga regulando el cambio de hora bianual y que son los Estados
miembros quienes deben tener la libertad de elegir si prefieren mantener la
hora de verano o la de invierno y gestionarlo en el ámbito nacional, de
conformidad con el principio de subsidiariedad

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.