Estudio sobre la Política Agraria Común (PAC) y cambio climático: la defensa de una política agraria común más fuerte para la acción por el clima

La Comisión Europea publicó el pasado 27 de mayo un estudio externo para analizar la relevancia, efectividad, eficiencia y coherencia del valor añadido de la UE para la acción por el clima en ciertas medidas clave de la PAC.

Lanzada en 1962 para apoyar la producción de comida asequible y de buena calidad para los ciudadanos europeos, la PAC introdujo la acción por el clima como uno de sus objetivos generales en 2013. El estudio muestra que gracias a la PAC, el sector agrario ha hecho esfuerzos para adaptar sus prácticas, al mismo tiempo que ha sido capaz de preservar el modelo de explotación familiar europeo y su diversidad y prevenir los daños causados por el abandono potencial de tierras en las áreas rurales.

Las conclusiones del estudio proporcionan una visión general y una evaluación del impacto de varias medidas de la PAC sobre cambio climático y las emisiones de efecto invernadero:

  • Las medidas ecológicas de apoyo económico contribuyen especialmente a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero gracias al mantenimiento de zonas de pasto y áreas beneficiosas para la biodiversidad. Usando un modelo simulado, el estudio concluye que estas medidas han reducido las emisiones agrarias en un 2% anual.
  • Los Programas de Desarrollo Rural también han demostrado que ayudan a la reducción de emisiones con parámetros cuantificables. De acuerdo con el estudio, estos programas han reducido las emisiones en un 1,5% anual y la agricultura ecológica apoyada por la PAC también ha provocado la reducción de emisiones agrarias.
  • En cuando a la ayuda asociada voluntaria, el apoyo económico conectado a la producción para sectores que sufren dificultades, muestra más resultados contrastados dependiendo del sector. El estudio revela que para el sector ganadero, este esquema lleva a un incremento del aumento neto de gases de efecto invernadero, sin poder cuantificarlo. En el caso de las proteaginosas, la ayuda asociada voluntaria ayuda a la reducción de emisiones, pero por el momento solo se ha usado a pequeña escala.

Ya que no todos los efectos de las medidas de la PAC sobre el clima y las emisiones de gases de efecto invernadero son cuantificables, el estudio subraya también sus influencias indirectas. Por ejemplo, el apoyo económico a los agricultores contribuye a mantener la diversidad de explotaciones agrícolas en Europa, lo que conlleva beneficios para el medio ambiente. Finalmente, el estudio reconoce el valor añadido de la UE que aporta la PAC, que ha aumento el nivel de ambición de los objetivos de los Estados miembros respecto al clima.

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.