EUROPA ESTÁ DE VUELTA: 315 000 MILLONES DE EUROS DE INVERSIÓN EN SU FUTURO

La UE lleva años luchando para restaurar su
credibilidad fiscal y promover la reforma, ahora se agrega un nuevo vértice a
este triangulo: un ‘Plan de Inversiones’, que en palabras del presidente de la
Comisión Jean-Claude Juncker es «ambicioso, aunque realista”.
Un nuevo plan para restaurar la confianza y la
inversión en la UE basado en: 
Un nuevo Fondo Europeo de Inversiones
Estratégicas (FEIE)
, garantizado con dinero público del presupuesto
de la UE y el Banco Europeo de Inversiones (BEI). El Fondo será capaz de
movilizar 315 mil millones de euros en los próximos tres años.
Una cartera de
proyectos creíble
 respaldada por un programa de asistencia técnica,
que no serán elegidos por  los políticos, sino por  técnicos 
con  la experiencia y los conocimientos necesarios para hacerlo.
Eliminar la burocracia y
los cuellos de botella.
 La respuesta no es
sólo financiera. También es reguladora. La mejor máquina de simplificación es
un único Reglamento de la UE que pueda sustituir a 28 paquetes de leyes.
¿Qué es el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas
(FEIE)?
Un Fondo específico, gestionado y organizado por el
Banco Europeo de  Inversiones (BEI) y cofinanciado por el mismo BEI y la
Comisión Europea. El Fondo financiará proyectos estratégicos en toda la UE de
infraestructuras como las de banda ancha, energía y transportes; educación, e
innovación; de energías renovables y eficiencia energética. Una parte de la
nueva financiación se dedicará a apoyar la inversión de las pymes y las
empresas de mediana capitalización (las que tienen entre 250 y 3 000 empleados)
a través del Fondo Europeo de Inversiones (FEI), entidad dedicada a este tipo
de financiación dentro del Grupo BEI.
¿Qué tiene el FEIE que no tengan otros fondos ya
existentes?
El FEIE podrá financiar proyectos de mayor riesgo y
participar en actividades de mayor interés estratégico y, por tanto, de
estructura más compleja. Esto excede a los programas ya existentes y a las
actividades más tradicionales del BEI. Se prevé que este nuevo Fondo resultará
atractivo para los inversores privados, ya que asumirá la parte más compleja y
arriesgada de la transacción. El Fondo proporcionará protección parcial del
riesgo (frente a las primeras pérdidas) al Grupo BEI (el BEI y el FEI) que no perderá
su triple A. Como resultado, proyectos de alto valor añadido pero con un riesgo
más elevado, que actualmente no consiguen atraer financiación, se convertirán
en proyectos aptos para la inversión. Una parte de la capacidad de riesgo del
Fondo la podrán asumir de manera conjunta, si quieren, los bancos nacionales de
fomento.
¿En qué se diferencia esto de lo que ya hace el BEI?
El BEI es el mayor prestamista y
prestatario multilateral del mundo
. En 2013, sus actividades de
préstamo superaron los 75 000 millones de euros.El banco, el único genuinamente
europeo, seguirá haciendo su importante labor la finalidad del nuevo Fondo es
complementar esas actividades actuales centrándose exclusivamente en
inversiones estratégicas necesarias para el retorno de Europa al crecimiento.
Las inversiones en estos proyectos están garantizadas por el presupuesto de la
UE, que deberán atraer más fácilmente un número mayor de inversores del sector
privado.
¿Cómo se van a conseguir los 315 000 euros de
inversión?
El presupuesto de la UE aportará 16 000 millones de
euros, mientras que el BEI contribuirá con otros 5 000 millones en capacidad de
absorción de riesgos.
En conjunto, esto puede catalizar al menos 315 000
millones de euros adicionales para financiar inversiones, lo que equivale al 2
% del PIB de la UE durante tres años, y significa duplicar prácticamente la
capacidad de inversión del presupuesto de la UE.
Esto no es más que el principio. Un elemento clave de
este nuevo planteamiento es que los Estados miembros y los bancos nacionales de
fomento también podrán contribuir directamente al Fondo o mediante la
cofinanciación de  proyectos. El Plan se añade a las medidas e
instrumentos que ya se están aplicando, como los Fondos Estructurales y de
Inversión Europeos (unos 600 000 millones de euros durante el período
2014-2020, incluida la cofinanciación), que están disponibles a nivel nacional
y regional. Según  estimaciones de la Comisión Europea, el Plan de
Inversiones tiene el potencial de añadir entre 330 000 a 410 000 millones de
euros al PIB de la UE y crear entre 1 y 1,3 millones de nuevos puestos de
trabajo en los próximos tres años.
Una situación paradójica: hay dinero pero no se emplea
Gracias a la mejora de la situación económica y de los
mercados financieros, así como a las actuaciones del Banco Central Europeo
(BCE), hay una gran liquidez disponible tanto en las instituciones financieras
como en el sector empresarial. También es alto el nivel de ahorro privado en
muchos Estados miembros. El problema es que esa liquidez no llega a la economía
real como debería debido a la incertidumbre en la evolución económica y
política y a elevados niveles de endeudamiento en algunas partes de la economía
de la UE y su repercusión sobre el riesgo de crédito. En esta situación las
autoridades públicas tienen un papel clave que desempeñar y el Plan  de
Inversiones proporciona una estrategia global para movilizar las inversiones
privadas junto con la financiación pública.
No es igual en todos los Estados miembros, pero en
general hay una falta de inversiones en sectores clave.
Nuestros hogares y empresas deben beneficiarse de las
tecnologías más recientes y volverse más eficientes en su consumo denergía.
Nuestros sistemas de educación y de innovación están peor equipados y menos
financiados que los de algunos de nuestros principales competidores.
Nuestros sistemas de protección social necesitan una
modernización sustancial para adaptarse al rápido envejecimiento de nuestra
población. Nuestro sector de la energía necesita mejorar sus redes con las
últimas tecnologías, integrar las fuentes de energía renovables y diversificar
sus fuentes de abastecimiento.
Nuestro sector de transportes debe modernizar sus
infraestructuras, reducir la congestión y mejorar las conexiones comerciales.
Nuestro medio ambiente necesita mejores instalaciones
y redes para el tratamiento de los residuos, el reciclaje y el agua. Y necesitamos
una banda ancha más rápida y de más amplio alcance y centros de datos más
inteligentes en toda Europa. El hecho de que estos sectores hayan sido
señalados como ámbitos prioritarios no significa necesariamente que haya, por
el momento, un número suficiente de proyectos lo bastante maduros como para ser
financiados. Aunque hay proyectos que ya han sido puestos en marcha como el
Mecanismo ‘Conectar Europa’ y Horizonte 2020.
¿Qué es el efecto multiplicador 1:15?
Significa que un euro de dinero público en el Fondo
permitirá que este invierta tres euros en deuda subordinada de un proyecto
determinado, lo que permitirá a los inversores privados invertir cinco euros en
los tramos más seguros, preferentes, del mismo proyecto. De este modo, un euro
dará lugar a una inversión final de 15 euros. Un cálculo prudente basado en la
experiencia de los programas de la UE y el BEI. Por ejemplo la ampliación de
capital del BEI en 2013 tuvo un efecto multiplicador estimado de 1:18. De igual
modo, en el programa COSME, 1 000 millones de euros de financiación dan como
resultado que se pongan a disposición de las pymes al menos 20 000 millones de
euros, o lo que es lo mismo un efecto multiplicador de 1:20.
Más información
Chat
para explicar el plan de inversión
La
Representación de la Comisión Europea en España organiza el jueves, 27 de
noviembre, de 13 a 14 horas un chat en la red social Twitter. El objetivo es
responder a las preguntas y ampliar información sobre el paquete de inversión
que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, acaba de
presentar ante el Parlamento Europeo. Ya es posible participar y plantear
preguntas a través de Twitter usando el hashtag #InvestEUChat.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.