Europa falla en el control de la contaminación y desprotege la salud de los ciudadanos

El Tribunal de Cuentas Europeo ha auditado el sistema de
la UE para luchar contra la contaminación atmosférica, un modelo que se
basa en una directiva de 2008. Y concluye que los ciudadanos no tienen
suficientemente protegida su salud. Una de las razones que destacan los
auditores es la falta de eficacia de los procedimientos de infracción que abre
la CE a los Estados miembros, que se eternizan y necesitan años para
llegar a una sanción. De hecho, aún no se ha multado a ningún Estado
por la mala calidad del aire pese a que los incumplimientos son generalizados.

Veinte de los 28 socios de la UE tienen
procedimientos de infracción abiertos ahora por Bruselas. Entre los
Estados incumplidores figuran las grandes economías europeas, es decir, Alemania, Francia, Reino
Unido, Italia y España. ‘Los Estados que incumplen son la mayoría’,
explica Ecologistas en Acción. ‘Y están los grandes países. Por eso
no se aplica con la misma rotundidad esta directiva del aire que otras’.
El informe del Tribunal de Cuentas repasa el sistema de
control de la contaminación. Y recuerda que este problema ‘cada año
causa alrededor de 400.000 muertes prematuras en la UE y genera cientos de
miles de millones de euros en costes externos relacionados con la salud’. Se
concluye que, ‘pese a haber mejorado la calidad del aire, la mayoría de
los Estados miembros no cumplen todavía las normas de la UE al respecto ni han
adoptado suficientes medidas’.
‘A pesar de que la CE interpone acciones legales contra
numerosos Estados miembros y logra sentencias favorables’, los
países ‘suelen seguir incumpliendo los límites establecidos sobre la
calidad del aire’, lamentan los auditores. El informe analiza los
procedimientos de infracción que pone en marcha la CE contra los Estados
miembros: ‘En enero de 2018, la Comisión
tenía 16 procedimientos de infracción abiertos por motivo de la
contaminación por partículas PM10, 13 por NO2, uno por SO2 y otros
dos procedimientos de infracción relacionados con el control de la
contaminación atmosférica’. En total, 32 expedientes. España tiene
abiertos dos, uno por los problemas de Madrid y Barcelona con las
partículas PM10, y otro por NO2 en varias zonas del país.
Los procedimientos de incumplimiento son muy
lentos. Primero se entra en una fase no judicial, en la que la CE
conmina a los países a cumplir con las normas de calidad del aire. Si los
incumplimientos no se subsanan, Bruselas lleva a los Estados ante el
Tribunal de Justicia de la UE. Pero solo en dos ocasiones se han ganado casos
contra los incumplidores. Las sentencias son contra Bulgaria y
Polonia, y datan de abril de 2017 la primera y febrero
de 2018 la segunda. ‘Transcurrieron entre seis y ocho años hasta
que la CE remitió al Tribunal de Justicia de la UE estos asuntos’, señala
el informe. Además, ninguno de estos dos fallos acarrea
multas. La primera sentencia en esta clase de casos solo decreta el
incumplimiento. Si persiste, la CE vuelve a llevar al país ante la
justicia ya con una petición de sanción. Los auditores concluyen
que ‘el largo procedimiento de aplicación de medidas coercitivas no ha
garantizado todavía el cumplimiento de la directiva’.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.