Europa prohíbe la venta de los neumáticos menos eficientes

Comprobar que la presión y el dibujo de los
neumáticos están en condiciones óptimas permite estar tranquilos acerca del comportamiento
del coche en carretera. El neumático es el único punto de contacto del vehículo con la carretera, y por lo
tanto cumple una importantísima función de cara a la seguridad vial, pero también
para la reducción del consumo de carburante y de las emisiones de CO2 a la
atmósfera asociadas a dicho consumo.
El legislador comunitario ha adoptado diversas medidas
encaminadas a limitar el uso de los neumáticos menos seguros y eficientes en la
Unión Europea. De este modo desde el 1 de noviembre de 2018 no se podrán
vender neumáticos de turismo y camioneta dentro de la UE, de clase «F» en
resistencia a la rodadura, así como aquellos de clase «E» de camioneta
cuyo coeficiente de resistencia a la rodadura sea superior a 9.
Los neumáticos tienen un etiquetado reglado por las
normas europeas, que conviene saber interpretar para así poder elegir
el que más se ajuste a nuestras necesidades.
La etiqueta energética refleja gráficamente tres
apartados. El primero está reservado a la resistencia a la rodadura: sus
calificaciones van de la letra A, que representa la máxima aportación de la cubierta a la
reducción del gasto de combustible del vehículo, a la G. Conforme a un coeficiente de resistencia a la rodadura
o CRR, en una escala de la G a la A. La relación
no es lineal, pero por cada letra que se añade en orden alfabético el
neumático genera un consumo aproximadamente 0,5 l/100 km superior de media, lo que a la inversa viene a suponer un ahorro de un 7,5%.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.