IAG presenta un plan de reducción de emisiones

Cuando Greta Thunberg cruzó el Atlántico por mar para asistir a la Asamblea de Acción Climática de la ONU de Nueva York sumándose al movimiento Flygskam (vergüenza de volar), puso a la industria aeronáutica en el centro del debate sobre cuáles son sus responsabilidades en el cambio climático.  IAG, uno de los gigantes del aire –controla British Airways, Iberia y Vueling, entre otras aerolíneas–, anunció un paso al frente ante esa polémica con el compromiso de anular gradualmente su huella de emisiones de CO2 hasta llegar al cero en 2050. Invertirá en combustibles sostenibles, renovará su flota con aeronaves menos contaminantes y buscará alternativas que compensen lo que a día de hoy es inalcanzable: aviones que no contaminen.

El plan de IAG parte de tres premisas La primera es que la alternativa de aviones propulsados por baterías o híbridos no es hoy una solución real para la aviación. Otra, que en algunos casos no hay alternativa al avión, ya sea por cuestión de infraestructura o de tiempo disponibles. Y una tercera que marcaba de cerca a las administraciones, cuando negó que mayores gravámenes por volar vayan a contribuir a la transición energética en el sector.

El mayor esfuerzo que hará IAG para lograr su objetivo será una inversión de 27.000 millones de dólares para cambiar 142 aeronaves durante el próximo lustro. En el sector se asegura que cada nueva generación de aviones supone una reducción del consumo de queroseno un 25%. También aseguran que cambiar los Boeing 747 por el Airbus 350 permitirá un ahorro del 38% de combustible.

Pero el grupo europeo no prevé limitarse a ahorrar queroseno con su nueva flota de aviones. Prevé invertir 400 millones de euros los próximos 20 años para el impulso de combustibles sostenibles.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.