Blog Detail

La Comisión propone un importante paso adelante para el mercado
único de las telecomunicaciones 
  •          planes para una telefonía móvil sin itinerancia
    en la UE
  •          normas más simples para ayudar a las empresas a
    invertir más y crecer a través de las fronteras
  •          protección de la neutralidad de la red en la UE
    por primera vez
  •          supresión de los recargos por las llamadas de
    teléfono internacionales en Europa

La Comisión Europea ha adoptado hoy su plan más ambicioso en
veintiséis años de reforma del mercado de las telecomunicaciones.  El
paquete legislativo «un continente conectado», que el Presidente de la
Comisión, José Manuel Barroso, ha presentado en su discurso sobre el estado de
la Unión de 2013, cuando se adopte, reducirá los gastos de los consumidores,
simplificará la burocracia a que se enfrentan las empresas y aportará una serie
de nuevos derechos, tanto para los usuarios como para los proveedores de
servicios, de manera que Europa pueda volver a ser un líder digital mundial.
El presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, ha
declarado lo siguiente: «Los intereses estratégicos y el desarrollo
económico de Europa exigen nuevos y sustanciales avances hacia un mercado único
europeo de las telecomunicaciones
. También los exigen el propio sector
de las telecomunicaciones y los ciudadanos que se sienten frustrados por no
tener un acceso completo y equitativo a Internet y a los servicios móviles».

La Vicepresidenta Neelie Kroes, Comisaria de la Agenda Digital
responsable del paquete, ha declarado lo siguiente: «Las normas que se
proponen hoy son excelentes noticias para el futuro de los teléfonos móviles y
de Internet en Europa. La Comisión Europea dice no a los recargos por la
itinerancia, sí a la neutralidad de la red, sí a la inversión, sí a nuevos
puestos de trabajo.  Adaptar el sector de las telecomunicaciones ya no
atañe únicamente a este sector, sino que supone respaldar el desarrollo
sostenible de todos los sectores
». El sector de las telecomunicaciones
representa el 9 % de la economía digital de Europa, ya que todos los
sectores dependen cada vez más de la conectividad para poder ser competitivos a
escala mundial y prestar servicios.
Aunque las sucesivas reformas emprendidas por la Unión Europea
han contribuido a transformar el modo de prestación de los servicios de
telecomunicaciones en ella, el funcionamiento del sector sigue basándose en
gran medida en veintiocho mercados nacionales. No existe ninguna empresa de
telecomunicaciones que funcione en toda la UE, y tanto los operadores como los
clientes se enfrentan a precios y normas diferentes.
Para abordar estos problemas, los principales elementos del
paquete aprobado hoy son:



Simplificar las normas de la UE para los operadores de
telecomunicaciones
Una autorización única para funcionar en los veintiocho
Estados miembros (en lugar de veintiocho autorizaciones), un umbral legal
exigente para regular los submercados de telecomunicaciones (que debería
conducir a una reducción del número de mercados regulados) y una mayor
armonización del modo en que los operadores pueden arrendar el acceso a las
redes que son propiedad de las demás empresas, a fin de proporcionar un
servicio competidor.
Eliminar del mercado los recargos de la itinerancia:
A partir del 1 de julio de 2014 se prohibirán los cargos para
las llamadas entrantes cuando se viaje por la UE. Las empresas tendrán la
posibilidad de 1) ofrecer planes de teléfono que se apliquen en toda la Unión
Europea («itinerancia como en casa»), cuyo precio se verá impulsado por la
competencia nacional, o 2) permitir que sus clientes puedan «disociar», es
decir: optar por un proveedor de itinerancia distinto que ofrezca tarifas más
baratas, sin necesidad de adquirir una nueva tarjeta SIM. Esta posibilidad se
basa en el Reglamento sobre la itinerancia de 2012 que obliga a los operadores
a efectuar en julio de 2014 reducciones del 67 % de los precios mayoristas
aplicables a los datos.
Fin a los recargos en las llamadas internacionales en
Europa
En la actualidad, las empresas tienden a cobrar un recargo por
las llamadas efectuadas tanto con teléfonos fijos como móviles desde el país
del consumidor a otros países de la UE. La propuesta que se presenta hoy
significa que las empresas no podrán cobrar más por una llamada realizada con
un teléfono fijo dentro de la UE que por una llamada nacional de larga
distancia. El precio de las llamadas de móvil efectuadas dentro de la UE no
podrá ser superior a 0,19 euros por minuto (más IVA). Al fijar los precios, las
empresas podrán recuperar los costes que puedan justificarse objetivamente,
pero desaparecerán los beneficios arbitrarios derivados de las llamadas
realizadas dentro de la UE.
Protección legal de la Internet abierta (neutralidad de la
red)
Se prohibirá el bloqueo y estrangulamiento de los contenidos
de Internet, y se ofrecerá a los usuarios acceso a una Internet íntegra y
abierta, independientemente del coste o la velocidad de su conexión a esta. Las
empresas podrán seguir proporcionando «servicios especializados» de calidad
garantizada (por ejemplo, televisión por IP, vídeo a la carta, aplicaciones
como las imágenes médicas de gran resolución, quirófanos virtuales y
aplicaciones en nube con gran volumen de datos que son críticas para las
empresas), siempre que ello no afecte a las velocidades de Internet prometidas
a otros clientes. Los consumidores tendrán derecho a comprobar si reciben la
velocidad de Internet que pagan y a desistir del contrato en caso de que no se
cumplan los compromisos.
Nuevos derechos de los consumidores y armonización de todos
los derechos en Europa
Nuevos derechos, como contratos que estén redactados en un
lenguaje sencillo y ofrezcan información más comparable, mayores posibilidades
de cambiar de proveedor o de contrato, derecho a un contrato de doce meses si
no se desea un contrato de mayor duración, derecho a desistir del contrato si
no se ofrecen las velocidades de Internet prometidas, y derecho a recibir en
una nueva dirección de correo electrónico los correos que se envíen a la
anterior tras el cambio de proveedor de Internet.



Asignación coordinada del espectro 
Ello garantizará a los europeos un mayor acceso a la telefonía
móvil 4G y mayor disponibilidad de redes Wi-Fi. Los operadores móviles podrán
desarrollar planes de inversión transfronterizos más eficientes, gracias a una
mayor coordinación de los calendarios, la duración y otras condiciones
vinculadas a la asignación del espectro. Los Estados miembros seguirán siendo
responsables y continuarán beneficiándose de los cánones de los operadores
móviles, a la vez que actúan en un marco más coherente. Este marco permitirá
también ampliar el mercado de los equipos de telecomunicaciones avanzadas.
Más seguridad para los inversores
La Recomendación sobre las metodologías de costes y la no
discriminación
es el segundo elemento de este paquete, que complementa el
Reglamento propuesto y está intrínsecamente relacionada con él. Su objetivo es
aumentar la seguridad de los inversores, con el fin de incrementar sus niveles
de inversión, y reducir las divergencias entre los reguladores. Esto supone 1)
una mayor armonización y estabilización de los costes que los operadores
tradicionales pueden cobrar por ofrecer a otros acceso a sus redes de cobre
existentes; y 2) la garantía de que «los solicitantes de acceso» cuentan
realmente con un acceso equivalente a las redes. Cuando se garanticen esas
limitaciones competitivas y la no discriminación, los precios del acceso
mayorista a la banda ancha de «próxima generación» los determinará el mercado y
no los reguladores, lo que supondrá reducir la burocracia para los operadores.
Enlaces útiles
MEMO/13/779
La Comisión adopta las propuestas normativas relativas al «continente
conectado»

Follow Neelie on http://twitter.com/neeliekroeseuTwitter

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.