La mayoría de las aguas de la UE no alcanza el objetivo mínimo de calidad.

La
mayoría de las aguas de ríos, lagos, zonas costeras y
subterráneas  de la UE no alcanza un nivel de calidad mínimo de «buen estado» según el
informe  publicado por la Agencia Europea del Medio Ambiente, que advierte de
la amenaza de la contaminación y la sobreexplotación.

El texto, que se basa en datos recopilados entre 2010 y 2015, indica que, aunque en la
mayor parte de los casos los acuíferos subterráneos tienen «buena salud», solo el 40% de los lagos, ríos, estuarios y
zonas costeras vigiladas alcanza los niveles de «bueno» o «muy bueno» conforme a la
Directiva Marco del Agua.

El estudio, el segundo que realiza la AEMA, incluyó el análisis
de 130.000 zonas de agua subterránea y de superficie con datos
proporcionados por más de 160 entidades de gestión de cuencas, agregó la agencia en
un comunicado. La situación es similar a la registrada en 2012, la fecha del
informe anterior, en cuando a la cantidad de aguas que merecieron la
calificación de «buena» o «muy buena».

Los niveles más altos de calidad en las aguas superficiales
se detectaron en el norte de Escandinavia, en el norte del Reino Unido y Estonia, además de en Eslovaquia, Rumanía y en
algunas cuencas hidrográficas de la región mediterránea. Por el contrario, la mayor
parte de las cuencas del centro de Europa, donde hay una mayor densidad de población y un uso
agrícola más intenso, es donde se localiza la mayoría de las aguas que no
alcanzan el estatus de calidad «buena». En lo que afecta a las aguas subterráneas, gozan en general de mayor calidad que las de superficie: el 74% de aquellas
tenían un nivel químico «bueno».

En la mayoría de los Estados miembros el elemento químico que
más influye en la baja calidad del agua es el mercurio (antes muy empleado
en la fabricación de termómetros, baterías y pintura, principalmente), seguido del cadmio, presente sobre todo en fertilizantes hechos con
fosfatos y en la metalurgia.

El seguimiento y la notificación son las principales
herramientas utilizadas para clasificar la salubridad de las aguas de la UE y
se emplea una escala que cataloga el estado de las aguas superficiales en «excelente», «bueno», «aceptable», «deficiente» y «malo». En cuanto a la calificación de las aguas subterráneas, se usan como
clasificación los valores de «bueno» o «malo».

Los Estados miembros de la UE se encuentran actualmente en su
segundo ciclo de seguimiento y notificación (2015-2021) con arreglo a la Directiva Marco del Agua de la UE. En este ciclo
se incluyen 89.000 ríos, 18.000 lagos, 13.000 zonas de muestreo de aguas subterráneas y 3.600 zonas de muestreo
de aguas costeras y de estuarios, detalló la AEMA, que precisó que no se pudo incluir en el informe datos de Grecia, Irlanda, Lituania y de partes de
España.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.