La próxima agenda estratégica de la UE

La próxima agenda estratégica de la UE

La Comisión formula recomendaciones para la próxima agenda estratégica de la UE 2019-2024

Aprovechando los avances realizados por la Unión y teniendo en cuenta las opiniones expresadas por los ciudadanos con motivo de los casi  1600 diálogos celebrados, la agenda estratégica de la UE para 2019-2024 constituye el marco oportuno para abordar las oportunidades y los desafíos que afronta Europa en la actualidad. En opinión de la Comisión, las acciones futuras deben centrarse en 5 dimensiones:

  1. Una Europa protectora: se deben proseguir los esfuerzos por construir una Unión Europea de la Seguridad que sea genuina y efectiva, y avanzar hacia una auténtica Unión Europea de la Defensa, para que la cooperación en este ámbito no constituya la excepción sino la regla.
  2. Una Europa competitiva: es preciso mejorar, modernizar e implementar plenamente el mercado único en sus diversos aspectos. Se debe centrar la investigación y la innovación en las transiciones ecológica, social y económica, así como en los retos que llevan aparejados para la sociedad.
  3. Una Europa equitativa: en el pilar europeo de derechos sociales también se deben seguir obteniendo resultados. Es preciso colaborar asimismo con los Estados miembros en el logro de la inclusión social y la igualdad, en particular nivelando las disparidades regionales y dando respuesta a las necesidades de las minorías, las cuestiones de género y al reto que supone el envejecimiento de la población.
  4. Una Europa sostenible: la economía debe modernizarse para adoptar pautas de consumo y producción sostenibles. Es preciso redoblar esfuerzos para la lucha contra el cambio climático e invertir la degradación del medio ambiente. Debemos pasar a una economía circular más eficiente en el uso de los recursos, promoviendo el crecimiento ecológico, la bioeconomía y las innovaciones sostenibles.
  5. Una Europa influyente: Europa ha de ejercer un liderazgo a escala mundial a través del apoyo firme y coherente de un orden mundial multilateral basado en normas y que tenga como eje a las Naciones Unidas. La UE también debería convertir en prioridad el desarrollo de unas relaciones sólidas con los países vecinos, sobre la base de un claro equilibrio entre derechos y obligaciones. Un papel reforzado del euro a escala internacional aumentaría asimismo la soberanía económica y monetaria de Europa.

Tanto las prioridades fijadas por la Comisión como la manera de explicarlas a los europeos y de implicarlos en su consecución serán decisivas para que la UE esté más unida y sea más fuerte y democrática.

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.