La UE apoya la reivindicación de España y define a Gibraltar como colonia británica

La UE apoya la reivindicación de España y define a Gibraltar como colonia británica

España ha extendido su política de que la UE no podrá firmar ningún acuerdo que incluya a Gibraltar sin su consentimiento a los preparativos de un Brexit sin acuerdo. Para España no es nuevo recordar que la ciudad es legalmente una colonia británica, pero los medios británicos han descubierto que una vez que abandonen la UE, Bruselas estará siempre del lado de España. Lo acaban de ver en el acuerdo sobre la regulación provisional de la libre circulación de los británicos en territorio europeo, en el que Gibraltar aparece como una “colonia británica”. Así España ha hecho notar nuevamente que el Peñón no forma parte del Reino Unido y que las relaciones futuras de sus habitantes con Europa ya no pasan por Londres sino por Madrid. En la última reunión de embajadores (Coreper) en la que aún participa el representante Británico, T. Barrow, este consideró como insultante el que a la hora de mencionar este territorio la UE aceptase que se describa a Gibraltar como una colonia.

La reunión se refiere a los requisitos legales para que el Reino Unido y la UE reconozcan mutuamente el derecho a viajar en una y otra dirección sin necesidad de visado. El problema es que existe una miríada de territorios dependientes de Londres y cuyos pobladores ostentan una ciudadanía en algunos aspectos distinta a los británicos. En su día, el Reino Unido logró imponer el hecho físico de que Gibraltar se encuentra en suelo europeo para conseguir que los ciudadanos que residen en Gibraltar participasen en las elecciones europeas, aunque fuera como inscritos en una circunscripción situada físicamente en Gran Bretaña. Pero una vez que el país deje la UE, la legislación europea dejará de aplicarse en Gibraltar, que solo tendrá comunicación con la UE a través de España.

El Gobierno actual ha mantenido la política de sus predecesores defendiendo a toda costa esta oportunidad. Tanto en la negociación sobre el Brexit a través de la UE como en los tratos bilaterales con Gran Bretaña, España ha impuesto la tesis de que a partir de ahora ningún acuerdo futuro entre la UE y el Reino Unido puede aplicarse en Gibraltar sin que España dé su visto bueno, algo que los británicos ya descubrieron con amargura en el momento mismo del cierre del acuerdo de Retirada, cuando España exigió la redacción de una carta anexa en la que esto quedaba claro a pesar de las maniobras británicos de último minuto en la negociación. Después llegaron a escribir una “contracarta” para desmentir parcialmente este propósito.

 

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.