La UE fracasa de nuevo en su intento de prorrogar el uso del glifosato

El tiempo se agota y los gobiernos de la Unión Europea siguen
sin encontrar la mayoría cualificada necesaria para prorrogar la autorización
del uso del glifosato en Europa. Se
trata de un componente clave de uno de los herbicidas más utilizados en todo el mundo y que ha suscitado una
gran controversia en los últimos
meses debido a la sospecha de que podría ser cancerígeno. El próximo 30 de junio expira el actual permiso y la Comisión Europea
ha vuelto a fallar en su intento de revalidar la licencia. 
Aunque durante la reunión del comité permanente
sobre plantas, animales y
alimentos, que reúne a expertos
de los 28 y de la Comisión, celebrado este lunes solo un Estado
miembro ha votado en contra ?Malta- otros siete se han abstenido -Alemania, Francia,Italia, Grecia, Austria, Portugal y Luxemburgo- lo que ha impedido al Ejecutivo
comunitario obtener la mayoría cualificada necesaria para sacar adelante su
enésima oferta de compromiso. 20
Estados miembros, que
representaban al 52% de la
población de la UE,daban vía libre a la última
propuesta pero el umbral se quedaba por debajo del 55% necesario. 
El resultado es un nuevo intento fallido, el
tercero en lo que llevamos de año, y
mucha presión para el colegio de comisarios que evaluará la situación en la reunión semanal que
mantendrá este martes en
Estrasburgo. «Los Estados
miembros han tomado una decisión y mañana (martes) lo discutirá el colegio de comisarios» pero «la
responsabilidad es de los Estados miembros», ha recordado un portavoz
comunitario urgiendo a los gobiernos a asumir sus responsabilidades y a «no esconderse detrás de la
Comisión». El Ejecutivo comunitario tiene potestad para autorizar el uso
en caso de que no exista una mayoría clara pero quiere evitar a toda costa
llegar a esa situación. 
La propuesta inicial de Bruselas abogaba por renovar la autorización durante un
período de 15 años. Posteriormente y ante las
discrepancias existentes, rebajó el plazo hasta los 9 años y finalmente se contentó con prorrogar el uso del glifosato
hasta el 31 de diciembre de 2017, otros 18 meses, el tiempo suficiente para que la
agencia europea de los productos químicos (ECHA
en sus siglas en inglés) elabore
un nuevo informe técnico sobre la carcinogenicidad del componente. Ninguna de estas ofertas, sin embargo, ha calado ante opiniones muy
divergentes. 
INFORMES CONTRADICTORIOS 
El centro internacional contra el cáncer, dependiente
de la OMS, lanzó la voz de alarma en marzo de 2015 cuando
publicó un informe en el que
decía que el glifosato podía ser cancerígeno. La
agencia europea de seguridad alimentaria (EFSA
en inglés) respondió seis meses después con un dictamen en
el que consideraba la posibilidad de improbable, lo mismo que un comité de expertos conjunto de la FAO y la
OMS que en mayo de este año restaba credibilidad a la posibilidad de que
supusiera un riesgo a través de la alimentación. 
En Bruselas insisten en que hay tiempo para tomar una decisión, que la próxima etapa podría ser acudir
al comité de apelaciones,donde
también están representados los 28,
y que la Comisión ha hecho todo lo que estaba en su mano por encontrar una «solución adecuada». A
juicio de Greenpeace, este nuevo
fracaso demuestra que los gobiernos tienen dudas sobre el uso del glifosato
cuya autorización inicial expiró en
junio de 2012 y desde entonces ha sido prorrogada en
dos ocasiones. 
«Es escandaloso pero no inusual que la Comisión mantenga pesticidas
peligrosos en el mercado aún después de que la licencia haya expirado», ha
criticado la organización ecologista a través de un comunicado en el que
considera la renovación de la autorización como»oler gas y rehusar evacuar
para comprobar si hay fugas». Según los datos de esta oenegé, la Comisión Europea
ha extendido la licencia de 37 pesticidas incluidas algunas
sustancias que la agencia
ECHA ha clasificado como amenaza para la salud. 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.