La UE y Japón firmarán mañana en Tokio su Acuerdo de Asociación Económico

La Unión Europea y Japón celebrarán
mañana una cumbre en Tokio en la que está prevista la firma de su acuerdo de libre comercio, con el que
esperan estrechar sus relaciones e impulsar sus economías. En la reunión
participarán el primer ministro nipón, Shinzo Abe, y los presidentes
de la Comisión Europea (CE) y del Consejo Europeo, Jean-Claude
Juncker y Donald Tusk, quienes viajarán a Japón tras visitar China y
mantener otra cumbre con altos responsables de Pekín.
El principal objetivo del encuentro en Tokio es culminar los
acuerdos de Asociación Económica y de Asociación Estratégica que dejaron
cerrados y a falta de firma el pasado diciembre, pactos que supondrán un
significativo avance en las relaciones bilaterales y con los que ambas
potencias esperan impulsar sus economías.
El Acuerdo de Asociación Económica supone el pacto comercial
más grande negociado por el bloque comunitario, mientras que para Japón es
una pieza clave de Abenomics, la estrategia de crecimiento económico del
primer ministro nipón.
Tanto para la UE como para la tercera economía
mundial, la firma del pacto será también la oportunidad de enviar un
mensaje contundente a favor del libre comercio, ante la actual tendencia
proteccionista de EEUU tras la llegada al poder de Donald Trump, que ha
desencadenado tensiones comerciales con otras potencias.
El acuerdo comercial define la relación entre dos socios que
aglutinan el 40 % del comercio y el 30 % del PIB
mundial. Una vez en vigor, el tratado permitirá liberalizar
el 94 % de las importaciones desde la UE hacia Japón, una
actividad económica que actualmente supone unos 86.000 millones de
euros y genera 600.000 empleos en los Veintiocho, según datos de la
CE.
Japón es el segundo mayor socio comercial de los Veintiocho
en Asia después de China, mientras que el bloque comunitario es el tercer
socio global del país asiático por volumen comercial tras EEUU y Pekín.
En el caso del pacto estratégico, la intención
es «mostrar valores comunes como la defensa de los derechos humanos y
promover intereses comunes a escala global»,
así como «fortalecer la
cooperación futura y abrir una nueva etapa en
las relaciones políticas bilaterales». Para que el acuerdo comercial entre
en vigor, aún resta su aprobación por parte de los parlamentos nacionales
de los países implicados y por la Eurocámara, así como que Tokio y
Bruselas fijen un mecanismo para solventar disputas entre Estados e inversores.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.