Merkel, Hollande y Renzi piden mayor cooperación migratoria y seguridad en la zona Schengen

Los líderes de Italia, Francia
y Alemania coincidieron en que la Unión Europea (UE) necesita de una mayor cooperación en
la gestión de la inmigración y en garantizar la seguridad en la zona Schengen. 
El primer ministro de Italia, Matteo
Renzi, el presidente de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel,mostraron su acuerdo en
estas cuestiones en una rueda de prensa conjunta celebrada en el portaaviones
Garibaldi de la Marina italiana frente a las costas de la isla italiana de
Ventotene, al sur del país. 
Renzi, Hollande y Merkel
comparecieron para ilustrar los temas que van a tratar en una reunión que
tendrán este lunes con una cena con la que prepararán la cumbre de la UE de
mediados de septiembre en Bratislava (Eslovaquia) y en la que establecerán las líneas
maestras que debe seguir la UE tras el brexit si no quiere fracasar. 
Ante las incertidumbres que crea la salida de Gran Bretaña de la UE, Hollande señaló que se va a trabajar para «eliminarlas», mientras que
Renzi destacó que «Europa no es el problema, sino puede ser la solución». 
En materia de inmigración, la
canciller alemana sostuvo que los países miembros deben mostrar una «mayor cooperación europea» en la gestión de la crisis de
refugiados y reconoció que el
acuerdo firmado con Turquía es «esencial» porque sin la ayuda del país, la UE no puede vencer la lucha contra
los traficantes. 
Por su parte, Hollande explicó que es necesario que Europa esté más presente en África con mecanismos de financiación
para evitar la emergencia de la inmigración, una
idea que desde hace meses pide Italia, que
defiende un acuerdo con África
similar al alcanzado con Turquía. «Es
necesario que Europa se proteja, pero
también que acoja a quien se ve empujado a abandonar su país poniendo en
peligro su propia vida», señaló Hollande, aplaudiendo el dispositivo europeo «Sophia» que opera en el Mediterráneo para
salvar inmigrantes. 
Para el mandatario francés, la
crisis migratoria es un asunto primordial para la UE, pero también lo es el de la seguridad. Para Hollande, es necesario construir «un cuadro de protección» y tener «las fronteras vigiladas»,
un aspecto que -dijo- ya se abordó en la anterior cumbre trilateral
celebrada en Berlín y que se seguirá abordando
en el futuro. Los problemas del
Viejo Continente 
El presidente francés insistió en
que es fundamental para la UE garantizar la seguridad en la zona Schengen y
pidió «mayores
controles», «colaboración» y «recursos» para intercambiar información a nivel
informático entre los países miembros, como
por ejemplo,citó, el poder investigar a aquellos que realizan propaganda
yihadista en internet. 
Para Renzi, que la UE trabaje en «una mayor integración en el
sector de la defensa y de la inteligencia» es decisivo, como también lo es que se centre en
fomentar las inversiones e incentivar el crecimiento económico, otro de los graves problemas que
afronta el Viejo
Continente. 
Los tres mandatarios acentuaron que la UE debe «relanzar el crecimiento y las
inversiones de calidad», pero también reducir «el paro juvenil». En este
sentido, Merkel dijo que
favorecer la contratación y dar un «futuro
a las personas» es uno de
los mayores desafíos de la Unión. La
canciller se refirió en un
momento de su comparecencia a Italia, que
en el segundo trimestre del año ha registrado un estancamiento de su economía, para elogiar las reformas
estructurales que Renzi ha puesto en marcha. 
Además, preguntada sobre el Pacto
de Estabilidad y la posibilidad de que Italia pueda pedir una flexibilización a
los límites comunitarios impuestos sobre el déficit (que son del 3 %),
Merkel explicó que el Pacto «ya contiene puntos de
flexibilidad», pero que»es la Comisión (Europea) la que se encarga de negociar con los
Estados miembros». 
Italia obtuvo en mayo pasado una concesión de la Comisión Europea (CE) «de
máxima flexibilidad» sobre
el déficit de 2016 que se cifró en el 0,85 % de su Producto Interior Bruto (PIB), equivalente a unos 14.000 millones de euros, reconociendo así los esfuerzos de Roma en la
implementación del plan de reformas estructurales y en la realización de
inversiones de ajustes. 
A cambio de esta concesión, la CE
pidió a Italia un compromiso «claro y creíble» para mejorar sus cuentas en 2017 y
que evite una»desviación significativa» de los objetivos de déficit, manteniéndolo bajo el 1,8 %
del PIB. «(Italia) continuará con las reformas estructurales y con
la reducción del déficit», ha tranquilizado hoy, por su parte, Renzi. 
También en clave económica, Hollande
aplaudió el proyecto de
inversiones diseñado por el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, y que lleva su nombre, con el que la UE pretende movilizar
inversiones por 315.000 millones
de euros, con los que espera
crear hasta1,3 millones de empleos y sumar 410.000
millones al PIB comunitario. 
La rueda de prensa se celebró después
de que los tres líderes visitaran la isla donde se redactó en 1941 el llamado «Manifiesto de Ventotene»,
cuyo título es «Por una
Europa libre y unida», un documento visionario y precursor de la UE
escrito por los italianos en exilio Altiero Spinelli, Ernesto Rossi y Eugenio Colorni.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.