Proyectos más innovadores gracias al ‘plan Juncker’

La vicepresidenta del
BEI, Emma Navarro, reconoce la nueva dimensión que ha dado a la
institución la puesta en marcha del plan Juncker, con el que los socios de
la UE pretenden movilizar inversión por hasta 500.000 millones de euros en 2020,
contando con créditos del propio BEI y del conjunto del sector financiero
privado. ‘El plan Juncker nos ha dado una mayor capacidad de actuación
respecto al estándar del BEI. Ahora se financian proyectos más
pequeños, más innovadores, más complejos, que tienen un perfil
de riesgo distinto, y que podemos asumir gracias a la garantía del
presupuesto comunitario. Una prueba de esta nueva capacidad de actuación
del BEI es que en el plan Juncker, tres de cada cuatro clientes
aproximadamente son nuevos. Hay un cambio de perfil’, explica Navarro.
La vicepresidenta del BEI recuerda que ni la
institución en su actividad normal ni el plan Juncker tienen cuotas por
países, ‘por tanto, es clave el interés de los promotores públicos y
privados’. En ese sentido, asegura que ha mantenido reuniones con
distintos ministerios del Ejecutivo español, como el de
Fomento, Transición Ecológica o Ciencia e Innovación, y ‘en
todos hay una buena base de colaboración’.
Uno de los proyectos más importantes que están en marcha
es el préstamo que se va a conceder de 1.200 millones de euros al
Ministerio de Ciencia e Innovación para los OPI (Organismos Públicos de
Investigación). ‘Supone el mayor apoyo a innovación en España y una de las
mayores financiaciones concedidas por el banco en este terreno. Estamos
trabajando para poder firmar esta operación con el ministerio próximamente’,
añade Navarro.
Las actuaciones del BEI van de lo grande a lo
pequeño. En julio se firmó la concesión de un crédito
de 50 millones al grupo Greenalia para financiar una planta de
biomasa en Galicia, la primera de este tipo que respalda el BEI bajo el
plan Juncker en España. En renovables, el BEI ha concedido
otros 50 millones para la construcción de parques eólicos en Aragón a
Forestalia. ‘Somo el banco multilateral que más financiación destina a
cambio climático, y tenemos el compromiso de dedicar al menos el 25%
de nuestra actividad a estas actuaciones’,dice Navarro.
El BEI, que no tiene deuda hipotecaria
española, también ha financiado recientemente a las farmacéuticas Rovi y
Grifols en proyectos de investigación y otras iniciativas de
infraestructuras, como la renovación de la flota urbana de autobuses de
Palma de Mallorca, la modernización del metro de Madrid o la mejora
tecnológica de trenes Talgo. La institución también se ha introducido por
primera vez en la financiación a empresas sociales con un crédito
de 35 millones a Ilunion, dentro del plan Juncker. ‘Se
buscan proyectos que cumplan con los criterios de viabilidad técnica, económica
y financiera. La evaluación de riesgos que hacen los bancos es también la
que hace el BEI’, explica Navarro

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.